Intelectuales como Cela, Fo, Eco o Baudrillard son nombrados sátrapas en la casa de Fernando Arrabal en París.
(El director del IES de Celanova Camilo Ogando censura unos dibujos de tercero y cuarto de plástica de la ESO y el profesor José Rivela Rivela lleva los dibujos censurados a la casa de Arrabal en París y allí coincide con los nuevos sátrapas y les pide su opinión sobre la censura)

Los homenajeados animaron a los alumnos de Celanova a seguir los pasos de Picasso y exijen la dimisión del censurador.


JOSÉ RIVELA/París.- Estoy en el bosque, solo, perdido, aterrorizado. Una tormenta enorme se ha desatado y se vislumbran pozos de sangre. Con mucha crueldad los hombres y mujeres se comen a los niños de los otros, pero algo raro sucede aquí, pues casi todos están emparentados. Esa visión dura un momento atroz y por fin salgo a un claro. Un tren se marcha y corriendo consigo alcanzarlo. Me encuentro con un hombrecito bueno e inteligente y le pregunto: ¿por qué te vas? Y desde su altura a lo Charlie Chaplin me dice: ¿pero no te das cuenta? Ese hombre, que también se parece un poco a Micky Ronnie, me dice: Tengo un recuerdo de cuando era un niño que no consigo quitarme de la cabeza: Un hombre me acaricia los pies en una playa de Melilla, con una gran ternura, y después desaparece. Todo ha sido una pesadilla desde entonces. Ahora tengo 23 años y me voy para salir de la pesadilla. Yo me pongo a pensar en lo que este Charlot me dice y recordando me doy cuenta que vivo también en esa pesadilla. Pero este Charlot tiene 23 años y yo solamente tengo cero años, o sea unos meses. Y me despido de él. Veo lágrimas de sangre en sus ojos y en los míos. Yo me quedo en la pesadilla y él se escapa en el tren del “Emperador del Perú” (película preciosa de Fernando Arrabal en la que trabaja Micky Ronnie). Lleva una maleta llena de pergaminos en los que ha garabateado muchos signos. Mis ojos vislumbran unas manchas de sangre en sus pulmones. Ahora no lo veo más.
El tiempo ha pasado y me vuelvo a encontrar con él. Ahora viene con una mujer, su Dulcinea, y pasamos juntos unos días en un pueblecito. Él, de día, sigue garabateando en los pergaminos. Por la noche dormimos. En el pueblo vive un maestro pobre. Ese maestro con el tiempo se convertirá en un gran poeta. Un día vamos al bar del pueblo y el hombre que nos atiende nos dice: ¡Tienen que cambiarse de barrio! En un principio no entendemos y preguntamos: ¿qué quiere decir? Pues es muy sencillo, dice el tabernero, en la parte donde viven ustedes viven los pobres y aquí vivimos los ricos. Ah, no habíamos caído del guindo. Siempre vivimos sin caer del guindo.
Por la noche, mientras dormimos, a la luz de los candiles, una gran ventolera se desata, y un gran animal volador se introduce en nuestra cueva. El hombre de la mancha de sangre en el pulmón se levanta de la cama y con una manta logra cazar al bicho y lo deja metido en la manta debajo de la cama, después de golpearlo violentamente contra el suelo. Logramos dormir y cuando amanece salimos a respirar a la ventana y miramos hacia el bar desde la casa del maestro (el pobre). Cuando descubrimos la manta para ver el bicho nos llevamos una sorpresa: es un diminuto murciélago. (El maestro se llama Antonio Fernández Molina y con el paso del tiempo llegará a ser secretario de Camilo José Cela. Hoy es un gran poeta y vive en Zaragoza).
Ha pasado el tiempo y el hombre que se parece a Charli Chaplin cae en una encerrona del régimen de Franco en Murcia. Un chico, en Madrid, le pide un autógrafo y le dice que escriba algo fuerte. Y Arrabal escribe: “Me cago en la PATRIA y en ...”
En Murcia lo detienen y lo llevan a Madrid. En el juicio se presentan como testigos Camilo José Cela y Vicente Aleixandre para defenderlo. Escritores de todo el mundo lo defienden: Ionesco, Beckett, Octavio Paz, Naguib Mafuz... En fin, después de unos meses logra salir de la cárcel. No obstante será uno de los últimos a los que se les permite la entrada en España con la restauración monárquica de Juan Carlos I.
Ahora ya nos situamos en el 2001. A Fernando Arrabal lo he ido a visitar con Pastor Outeiral (un par de veces), con Plácido Romero y Andrés Rodríguez otra vez, y finalmente con Pilar Abella. Y hacemos un gran descubrimiento. Arrabal se enamora de la obra del pintor de los Peares, Manuel Vázquez Ribada (alias Don Chiflado). Me dice que “Don Chiflado” es un genio, en una carta que me envía desde París. Lo compara con Van Gogh y yo le envío poco a poco cuadros de este gran pintor.
Últimamente y con motivo de un acto en su casa de París para nombrar sátrapas de Colegio de Patafísica a Darío Fo, Umberto Eco, Jean Baudrillard y Camilo José Cela, me invita al acto. Le llevo unos dibujos de Don Chiflado (Vázquez Ribada) y les hago entrega a los nuevos sátrapas de los dibujos. (Camilo José Cela no pudo asistir y Arrabal me dijo que se lo entregaría a él personalmente en otra ocasión). Quedan sorprendidos todos de la calidad de este pintor. Se comportaron con genio y trascendente modestia. A una actriz patafísica el Premio Nobel se presentó así: “Soy Darío Fo, comediante”.
Arrabal (recién operado) permaneció en la ceremonia tan solo una hora “assis” pero no en el sentido que daba a esta palabra Rimbaud. El Colegio había cambiado la disposición del piso (pero sin tocar a lo esencial: Un cuadro de Don Chiflado “Adán y Eva” presidió la ceremonia). Todos bebimos y comimos patafisicamente (en honor a Arrabal nadie fumó) hasta las dos de la madrugada mientras Fernando encamado (a cincuenta metros, en el fondo del piso) intentaba descifrar el cuadro que le regaló Fo (tres parejas desnudas de pie, ¿copulando?, ¿o rezando?, ¿o bailando?) entre sueños visionarios.
Al día siguiente, Jack Vanarsky, Thieri Foulc, Darío Fo, Umberto Eco, Jean Baudrillard, Luce Moreau (la Dulcinea de Arrabal), Isabel Echarri y Lelia Arrabal me llevan a ver la exposición de “Picasso erótico” en el Jeu de Paume. Alberga 335 obras llenas de rabos, vergas, falos, vaginas, vulvas y una larga galería de personajes masculinos y femeninos empleándose a fondo en el ejercicio del acto sexual; de los actos sexuales, pues hay variedad de enfoques, posiciones y número de participantes.
En un momento dado me dice Darío Fo: quizá faltaba ver con tanto detalle cómo ofrece esta exposición la intimidad de un genio cochino, sus fantasías más atrevidas y sus nimiedades de alcoba, el lado machote, exhibicionista y depredador de quien sin duda consideró echar un buen polvo como una de las artes aplicadas. Yo comento a todos que no me extrañaría que se multiplicaran los estudios tachándole de sexista, machista, maltratador y aprovechado mirón. Nadie ha habido en el mundo del arte más falócrata que Picasso. ¿Alguien más vaginócrata que él?
Ahora Umberto Eco nos dice: Se cuenta que un día el historiador y museista Jean Leymarie, amigo personal del pintor malagueño, le hizo esta pregunta en medio de una visita: “Tengo que dar una conferencia sobre arte y sexualidad; ¿qué digo?”. “Que es lo mismo” le respondió Picasso. Más allá de la frase feliz y la leyenda de sus muchos amores, su juventud de gran prostibulario, su capacidad viril mantenida hasta edades de milagro, hay en la respuesta a Leymarie una verdad. Lo que Picasso quería era pintar y follar todo el día, todos los días (esa obsesión por fechar los cuadros, los dibujos, los grabados, los apuntes, ¿los coitos?). Pintar como follar, follar para poder pintar mejor. Estas prodigiosas obras menores tienen algo de los graffiti que los salidos dejan a su paso por los servicios.
Cuando acabé de visionarla exclamé delante de todos (una “boutade” que dicen los franceses): ¡Pero si los chicos/as de Celanova pintan como Picasso! (Hay que defender la tierra de uno). Y les comenté que el director del instituto de Celanova Camilo Ogando había censurado unos dibujos de plástica. Pues hay que animarlos (a los alumnos) para que sigan, me contestan. Y entre todos me regalaron el catálogo de la exposición para que se lo enseñara a mis alumnos de Celanova.
Daba gusto ver a los niños franceses (¡desde primaria en adelante!) con sus profesores viendo la exposición del gran maestro.
P.D.: Se va a celebrar próximamente una exposición en Celanova, con la ayuda del Ayuntamiento, de los trabajos de plástica de los estudiantes. En los dibujos ha colaborado Fernando Arrabal (¡enchanté! me dijo) y se venderán (¿10000 pesetitas?) para recaudar fondos para arreglar un monumento del patrimonio histórico-artístico gallego.
(Anímense a participar en una buena obra)
Jack Vanarsky también estaba en el acto de los satrapas y coincide con la valoracion de los otros escritores sobre Manuel Vazquez Ribada (alias don chiflado) y también coincide con ellos en lo de la censura. Vanarsky es un artista franco-argentino, nacido en General Roca, Argentina, en 1936. Cursa estudios de arquitectura en la Universidad de Buenos Aires, frecuenta talleres de artes plasticas y ejerce el periodismo. Desde 1962 reside en Paris. En 1972 colabora con el arquitecto Vladimir Kalougine en la concepcion de un conjunto de habitacion inovante en Angers (Francia). En 1968 crea sus primeras esculturas animadas, en laminas, que expone desde entonces en centros de arte, galerias y ferias internacionales de Francia y otros paises de Europa y America. Sus obras han sido presentadas en el Centro Georges Pompidou (Paris), en el Centro Reina Sofia, Madrid, etc. Autor de "Livremonde", escultura del Pabellon de Francia de la Exposicion Universal de Sevilla, realiza tambien otras obras monumentales en el espacio urbano. Seleccion Premio Arte Monumental, Ivry-sur-Seine. Premio Fortabat-Maison de l'Amérique latine (1994). Miembro del grupo OuPeinPo (Ouvroir de Peinture Potentielle).

Enviar e-mails al IES de Celanova: ( ies.celanova@xunta.es) pidiendo la dimisión del director Camilo Ogando. A la delegación de Educaión provincial de ourense a la atencion de José Fisteos Suances (inspector de educación):( webmastr@xunta.es)pidiendo la dimisión del director del instituto de Celanova Camilo Ogando. Al delegado provincial de educacion de Ourense José Luis: ( webmastr@xunta.es)pidiendo la dimisión del director Camilo Ogando. Al conselleiro de Educación Celso Currás ( webmastr@xunta.es) pidiendo la dimision del citado director. Al presidente de la xunta de Galicia Manuel Fraga Iribarne ( presiden@xunta.es )pidiendo la dimision del citado director y en fin a donde se os ocurra. Un saludo a todo el mundo que lea esto y gracias de antemano.