Elecciones y hecatombe económica


En medio de falsos vientos de guerra, patrioterismo fascistoide, asediado por el derrumbe acelerado de los precios de las materias primas, y de la recesión mundial que lo ha producido, a las puertas de la hiperinflación y el default, del desabastecimiento alimentario total, el chavismo y sus cómplices le infligen al proletariado una peste adicional: el cada vez más triste circo de las elecciones, destinado esta vez a nombrar un nuevo comité de defensa de los intereses burgueses por excelencia: la Asamblea Nacional.

Todo bajo una propaganda abrumadora y mediática, llamando a ?defender la patria contra los planes de invasión americana? o, por qué no, contra una invasión de ?bachaqueros? (Ver recuadro en pagina 3) del lado de Colombia pero también internamente, razón invocada para cerrar la frontera con el país vecino; en un periodo azotado por grandes problemas económicos que repercuten en la vida de una población que desde hace 2 años ? e incluso durante el periodo gobernado por la Administración del ?gigante? Chávez ? ha estado sometida a un acelerado proceso de empobrecimiento, que es la manera que tiene el gobierno representante de las clases dominantes en Venezuela de despojar de una parte de su trabajo al obrero, arrancándole cada vez más beneficios por menos remuneración, utilizando una ínfima parte de esa riqueza en acciones sociales, la médula principal del llamado ?Socialismo siglo XXI?, pero completamente desequilibradas y desestabilizadoras por sí solas.

Detrás de sus discursos alarmantes, llamando solapadamente a comprometerse en un potencial conflicto contra Colombia, o contra Guyana, el gobierno Maduro llama a los proletarios a defender la economía nacional de las distorsiones que crean los ?corruptos?, los ?bachaqueros?, los contrabandistas, sectores de actividad completamente integrados al sistema capitalista. Cualquiera sea su resultado, su beneficio no traerá nada nuevo ni mejor con respecto a las condiciones de vida y de trabajo del proletariado de ambos lados de la frontera. Sus peregrinos beneficios no resolverán sino los problemas financieros de los burgueses. De hecho, el gobierno Maduro pone todo su empeño en honorar sus deudas nacionales e internacionales, antes que los problemas sociales, estandarte del cual se ufanan tanto los chavistas.